Drip cake a mi manera. Messy drip cake ;-)

tarta drip cake con decoracion cajon desastre

Hace mucho que no publicamos un post, pero no hemos podido resistirnos a hacerlo con esta tarta, a la que hemos llamado “messy drip cake”, no tiene nada que ver con el futbolista,jeje,os explico el porqué de su nombre: este año se han puesto muy de moda las tartas drip cakes, tartas lisas, normalmente forradas de crema de mantequilla y bañadas por un ganache de chocolate que cae haciendo “goterones”. Suelen ser de colores vivos, incluso fluor y decoradas con todo tipo de dulces y chucherías.

Esta chica tan sonriente, Katerine Sabbath es la creadora de estas tartas tan molonas.

katherine-sabbath

Como veis, la combinación de colores da lugar a tartas muy divertidas, pero quizá poco personalizadas.

Hace unos días nos hicieron un encargo de una tarta con unos cuantos temas que no tenían ninguna relación entre ellos y se nos ocurrió fundir las dos ideas: estas tartas tan chulas, con elementos que le confieran personalización-personalidad. Y hemos llegado a las “messy drip cakes” que traducimos como ” tartas cajón desastre”. Con esta idea de tarta, que antes con fondant quizá no nos quedaba perfecta del todo, si que lo hace ahora con las drip cakes por ser así de divertidas.

Os hemos contamos ahora los pasos que seguimos para hacer nuestra messy drip cake, que repetiremos seguro en cuanto nos lo permita el diseño, porque fue de lo más divertido.

MESSY DRIP CAKE TUTORIAL. TARTA CAJÓN DESASTRE

En nuestro caso hemos utilizado:

 

Partiremos de un paso intermedio, que los pasos anteriores ya los habéis visto mil veces. Hemos rellenado nuestro bizcocho de frutos rojos de 15cm de diámetro con dos capas de relleno de buttercream de chocolate blanco y le hemos dado una capa muy fina de la misma crema de mantequilla para igualar tanto el lateral como la parte superior de la tarta. Refrigeramos unas horas.

Cogemos nuestra tarta fría y aplicamos con la espátula una gruesa capa de buttercream, para cubrir cualquier imperfección y dejar unos bordes lisos perfectos.

Como podéis ver en las imágenes, empezamos por el lateral, dejando que sobre cantidad de crema por la parte superior. Si veis que sobresale alguna parte del bizcocho, cortad ese sobrante con un buen cuchillo.

Una vez hemos puesto abundante crema a todo el lateral, cogemos la paleta metálica y , colocándola perfectamente apoyada sobre la superficie de trabajo, para que quede vertical, la vamos pasando por toda la tarta. Si queremos conseguir unos bordes perfectos, es IMPRESCINDIBLE un soporte giratorio.

alisado buttercream lateral con paleta metalica

Para que el borde quede perfecto tendremos que trabajarlo un poco, allí donde vemos que la paleta deja un hueco volvemos a poner crema, donde vemos que al pasar la paleta en vertical no toca, incorporamos crema y la volvemos a pasar, y así hasta dejar un lateral liso completamente. Una vez el borde queda liso, rellenamos la parte superior con crema con la espátula, hasta dejarla bien lisa. Para retirar la crema sobrante volvemos a usar la paleta, esta vez en horizontal y de forma muy suave llevamos la crema que queda en el borde hacia el centro.

Cuando tenemos ya nuestro borde, parte superior y lateral perfectos, volvemos a refrigerar durante una o dos horas, hasta que notéis que la crema se ha quedado dura.

bordes perfectos de buttercream terminados

Mientras esperamos a que endurezca, podemos ir haciendo nuestras decoraciones de chocolate y  papel de azúcar. En este caso, no buscamos que sean perfectas y no nos importará que se vea el chocolate en algunos puntos por detrás del papel de azúcar, todo ayuda a nuestra idea de caos.

Fundimos los 100 gr de chocolate blanco y lo extendemos sobre papel vegetal. No pondremos el papel de azúcar sobre el chocolate mientras esté caliente, dejad que temple un poco. Antes de poner nuestras impresiones en azúcar sobre el chocolate, ya la hemos recortado con su forma final usando un bisturí. El papel de azúcar se pegará al chocolate, que tendrá un espesor de unos 4-5mm, y por debajo metemos un palillo de brocheta para poder pincharlo luego en la tarta.

Lo que hemos hecho es marcar el perímetro de cada figura, con un cuchillo o el bisturí, sobre el chocolate blanco antes de que endurezca, así al hacer una línea débil, una vez duro es mucho más sencillo de cortar sin que se rompa. Enfriamos unos minutos en la nevera y después simplemente desprendemos los trozos sobrantes con un poco de cuidado. Podemos aprovechar ese chocolate sobrante para hacer el ganaché que vamos a teñir.

Ponemos en un cuenco los 300 gr de chocolate blanco ( en trocitos si es en tableta) y los 30 gr de mantequilla. Mientras en un cazo calentamos hasta que rompa a hervir la nata. Echamos la nata en el cuenco del chocolate y la mantequilla, dejamos que el chocolate coja el calor durante un minuto y removemos hasta que quede perfectamente mezclado y fundido el chocolate.

Cuando tenemos nuestro ganaché sin ningún grumo, veréis que tiene un tono amarillo. Como queremos colorearlo de azul, para evitar que nos cambie el color resultante que queremos, antes lo teñimos de blanco con nuestro colorante blanco para cremas y icing y después podemos ya colorearlo de nuestro color favorito, en este caso de azul. Siempre os decimos, empezad por poquita cantidad que para subir el tono es más fácil añadir poco a poco sin pasarnos.

Con nuestro ganaché ya coloreado y las decoraciones preparadas ( cogimos también una piruleta chula y algunas chuches, además de los números de fondant que hicimos a mano) ahora viene lo mejor, decorar la tarta.

Primero decoramos la parte inferior del lateral con unos nonpareils de colores. Los iba poniendo con la mano y los que caían, que eran muchos, los pegaba a la crema fría con la espátula. Este paso fue un poco desastre porque caían bolitas por todas partes.

aplicar nonpareils con espatula

Después vertemos un poco del ganaché coloreado ( y no caliente) sobre la tarta y lo llevamos con la espátula hasta los bordes, suave y con paciencia para ir cubriendo la superficie y que vayan cayendo algunos goterones de color.

cobertura de ganache azul preparado para crear las gotas

Para rematar la caída del ganaché y que caiga justo donde queremos ( también para tapar posibles defectos), utilizamos un biberón y así hacemos gotas en los puntos necesarios y con la cantidad justa de ganaché.

gotas de ganache creadas con espatula y biberon

Y ya sólo nos queda colocar las decoraciones de la forma que más nos guste y quedará una tarta estupenda como la nuestra, os gusta? :-D

 

tarta drip cake con decoracion cajon desastre

Espero que practiquéis y nos enviéis vuestras ideas de messy drip cakes! Nos vemos en el próximo Bocadito!!