Pastel de queso (de casa rural gallega) sin horno

Os voy a dar uno de los secretos de la corona en mi casa. Todo aquel que lo prueba, igual que pasa con mi receta de Mojito (ya hablaremos de esto otro día), me pide la receta para repetirlo mil y una veces.

Y de verdad que es sencillísimo, pero por si tenéis cualquier duda hemos hecho un paso a paso de la receta (y así aprovecho y tengo un motivo para hacer un pedazo de pastel para casa wuajajaja, que malvada soy…).

La receta nos la dio una chica encantadora que tiene una casa rural en Galicia, no recuerdo bien dónde está, sólo sé que acabamos allí mi madre mi hermano y yo hace unos veranos que hicimos una ruta para conocer la Costa da Morte (súper recomendable). La casa se llamaba Casa Castiñeira, nos encantó, y más aún cuando nos dieron de cenar, tuvimos que pedirle por favor que no sacara más comida y entonces fue cuando sacó el postre: el pastel de queso más rico y ligero del mundo mundial, así que no quedó más remedio que pedirle la receta. Nos dijo que nos la daba a cambio de una nuestra, así que por supuesto le dimos el lomo de cerdo con manzana de mi madre, que es el plato estrella de la casa, sin duda.

La receta inicial la he modificado un poco a mi gusto, y es la que os pongo aquí:

Primero los ingredientes:

  • 1 litro de nata para montar
  • 1 tarrina de queso de untar
  • 1 vaso de azúcar
  • 1 vaso de leche
  • 2 sobres de cuajada royal
  • Caramelo líquido
  • Galletas maría o similar

 

BD_blog_08_tarta-queso_01

Y aquí va el paso a paso:

1. Ponemos todo, menos el caramelo y las galletas, en un cazo grande o cazuela.

BD_blog_08_tarta-queso_02

2. Batimos a velocidad media hasta dejarlo sin grumos.

3. Ponemos en el fuego el cazo a temperatura media, y sin dejar de remover (importantísimo porque en un segundo de despiste el azúcar se pega), mantenemos hasta que hierva.

BD_blog_08_tarta-queso_04

4. Quitamos del fuego, seguimos dando algunas vueltas y dejamos atemperar unos minutos.
5. Hacemos migajas unas cuantas galletas y las mezclamos en un bol con un poco de caramelo líquido hasta hacer una pasta. ( yo utilicé esta vez, una parte de oreo y otra de galletas maría)

BD_blog_08_tarta-queso_05

6. Cogemos un molde de cristal o el molde con la forma que queramos que tenga nuestro pastel y lo bañamos un poco con el caramelo líquido (un chorrito y movemos para que resbale por las paredes y el fondo).

BD_blog_08_tarta-queso_03

7. Echamos la mezcla caliente en nuestro molde pintado con caramelo. Dejamos templar entre 1 hora y hora y media.
8. Ponemos sobre el pastel, que ya habrá empezado a cambiar su consistencia líquida por una más sólida, una capa de la masa de galletas con caramelo, que será la base de nuestro pastel.

BD_blog_08_tarta-queso_08

9. Metemos al frigorífico una noche, o al congelador unas horas (depende también de si os gusta más o menos frío), sacamos al día siguiente y desmoldamos.

BD_blog_08_tarta-queso_06

Y ahora solo queda la mejor parte, ¡a comer!!

BD_blog_08_tarta-queso_07

No me digáis que no es facilísimo de hacer y riquísimo de comer!! Contadnos que tal os ha salido la receta, y nos vemos en el próximo bocadito!